Decantador de vino

¿Tiene un decantador de vino y con qué frecuencia lo emplea? ¿Piensa que decantar el vino hace la diferencia? ¿Por qué razón ciertos vinos se decantan y otros no?

Personalmente, me chiflan los decantadores de vino y durante los años he amontonado bastantes. Mi compilación incluye 1 o bien 2 singulares que fueron regalos de bodas, pero la mayoría de mi compilación son decantadores simples, asequibles y de empleo diario. Tengo 1 de forma permanente en la cocina, a fin de que esté siempre y en todo momento a mano.

Antes de daros mucha más información sobre decantadores de vino os quiero dejar algunos decantadores que he visto y me han parecido de buena calidad y a buen precio.

¿Qué es decantar el vino?

Decantar el vino es fundamentalmente el proceso de verter (decantar) el contenido de un recipiente (típicamente una botella) en otro recipiente (típicamente un decantador). Por norma general el vino se sirve desde el decantador, pero en ocasiones en un restaurante se decanta nuevamente en la botella original para su servicio.

¿Por qué razón decantar el vino?

No todos y cada uno de los vinos precisan ser decantados. Muchos de nosotros asociamos la decantación con vinos de Oporto de cosecha vieja o bien Burdeos avejentados – vinos que desprenden mucho sedimento conforme avejentan.

La decantación aparta el vino de los sedimentos, lo que no solo no se vería bien en su copa, sino asimismo haría que el vino tuviese un sabor más astringente. Decantar lenta y esmeradamente el vino asegura que el sedimento continúe en la botella y se consigue un buen vino claro en la jarra, y más tarde en la copa.

Una segunda y más habitual razón para decantar es orear el vino. Muchos vinos jóvenes pueden estar apretados o bien cerrados en la nariz o bien el paladar. Conforme el vino se vierte de manera lenta de la botella al decantador, toma oxígeno, lo que ayuda a abrir los aromas y sabores.

Los vinos muy tánicos y con mucho cuerpo son los que más se favorecen de esto – vinos como el Cabernet Sauvignon, mezclas de Cabernet, Syrah y mezclas de Syrah.

Quienes se oponen a la decantación con fines de aireación arguyen que el remolino del vino en su copa tiene el mismo efecto y sugieren que la decantación puede exponer el vino a demasiado oxígeno, lo que conduce a la oxidación y a la disipación de los aromas y el sabor, que es lo que no se quiere que ocurra.

Personalmente NO estoy conforme con este punto de vista, salvo que decantes un vino tinto viejísimo de Borgoña, que es muy frágil y precisa una mínima exposición al oxígeno ya antes de tomarlo, o bien decantes el vino horas y horas antes que planees tomarlo.

decantador de vino

Decantar vino blanco – ¿Sí o no?

La mayor parte de la gente seguramente no piensa en decantar el vino blanco. No obstante, hay bastantes vinos blancos que pueden beneficiarse verdaderamente de ello, particularmente los vinos de alta gama que pueden avejentar, puesto que en ocasiones pueden tener un sabor un tanto incómodo o bien desgalichado cuando se vierten por vez primera de la botella. La decantación ayuda a que el vino se abra. Por otra parte, la mayor parte de los blancos jóvenes de todos y cada uno de los días no precisan ser decantados.

¿Y qué ocurre con la decantación del champán o bien de los vinos espumosos?

¿Y las burbujas? ¿Se disiparían? Decantar el champán se ha transformado poco a poco más en la “moda” de tendencia, en especial los champán de agregues viejas, que tienen más que ver con aromas y sabores complejos evolucionados que con una mousse juvenil y viva.

El renombrado productor de copas de vino Riedel aun tiene una jarra singular para el champán. Conforme el champán y los vinos espumosos avejentan, la mousse se vuelve más suave en el paladar y es menos la sensación dominante.

Además de esto, ciertas personas hallan las burbujas de ciertos champagnes jóvenes demasiado violentas. La decantación suaviza la intensidad de las burbujas.

No obstante, para bastante gente el champán y el vino espumoso están inextricablemente ligados a esa sensación de burbujas, ¡y cualquier acto que pueda reducir su vivacidad se considera una herejía! A cada uno de ellos lo propio.

Al final, además de decantar para quitar los sedimentos, se trata de preferencias personales. En vez de tomarlo demasiado de verdad creo que es entretenido probar con la decantación de todo género de vinos para poder ver qué sucede – ciertos te agradarán más y otros no. Y eso es una parte del placer.

Para mí, un defensor de la decantación, siempre y en todo momento hay algo subliminalmente singular en servir el vino de una jarra.

Me encantaría oír las creencias de nuestros lectores sobre el tema.

Hasta la semana próxima, ¡disfrute!

Write A Comment